jueves, 13 de mayo de 2010

¿En qué consiste la actitud positiva Real?

En una visión más específica, desde la óptica de la autorrealización, la actitud positiva se entiende como la predisposición consciente de dedicar todo el potencial que puedo llegar a expresar, al máximo, ante las situaciones de la vida. Tanto mi energía, mi sentir y mi inteligencia, en el grado que pueda movilizar en ese momento, son puestos a disposición del hecho concreto. No se trata de cantidad, de mucho o de poco, sino de dar salida a lo que soy capaz de movilizar en cada momento. Expresado de otra forma sería, me coloco y me vivo todo yo dispuesto ante la circunstancia, con el mínimo posible de reservas. Con esto, además de desarrollar el potencial, voy desarrollando la conciencia y certeza que yo, en sí, soy el potencial que permite el desarrollo, el potencial de energía, sentir y conciencia, en constante latencia y expresión simultáneamente.

En el momento que estoy movilizando el potencial que hay desarrollado en mí, presto el máximo de conciencia posible al mismo potencial, tanto sea de energía como de sentir o inteligencia, ya que los tres aspectos están siempre presentes y relacionados entre sí; aunque el hecho que me moviliza puede pedirme que alguno de estos aspectos sea más intenso que los otros. La pretensión es estar todo tú en la circunstancia y ser plenamente consciente de ello. Es un desarrollo consciente del potencial, y simultáneamente de la misma consciencia en sí. No esperamos que las circunstancias desarrollen el potencial en mí, según mi personalidad, sino que transgredimos los límites que estipula la presión de mi personalidad sobre lo que soy o no soy capaz de vivir y realizar, de lo que el miedo, en el fondo, está limitando. No porque yo decida con mi voluntad sobre actuar ante una circunstancia, sino que simplemente quito la barrera que en realidad no deja que la experiencia concreta sea total; que se inicie, se desarrolle y se consuma con total fluidez.

La actitud normal y generalizada del ser humano, de actuar según un patrón de personalidad pensando que, lo que está fuera de mi personalidad, está fuera de mi posibilidad, en un principio parece lógica, pero es lo que está provocando que siempre se este potenciando aquello que me es más fácil y seguro, en detrimento de lo que me es más difícil y siento inseguridad ante ello. No me doy cuenta que la personalidad no es algo rígido que hay en mí, pensando que siempre ha sido y será así. No me doy cuenta que en realidad es algo mayoritariamente adquirido y tremendamente circunstancial, que se ha ido tejiendo en mi mente como un límite, más que como una virtud. La actitud positiva se muestra como un acto de valentía en el que bajo mis defensas y me presento desnudo, natural y simple ante la circunstancia, confiando plenamente que lo que realmente soy, responderá de la mejor forma posible, sin necesidad de un esfuerzo de defensa, estrategia o ataque.

4 comentarios:

pepe dijo...

Muy bueno tu pensamiento, es decir, la manera de plantearlo, en cuanto a todas las posibilidades que nos produce una actitud correcta ante la vida. Claro que no es facil, hay que elaborarla. Y es eso reside el valor de blogs como este, en proporcionarnos ideas y experiencias para reflexionar. Salúdos desde: www.animoparavivir.com

Confuso dijo...

Hola aquíyahora,
pienso que este tipo de práctica que planteas, está muy bien, pero no deja de ser un esfuerzo por Ser, más que un Ser sin esfuerzo. Por mi propia experimentación -y sin critica alguna a tu exposición, que seguro que funciona-, toda práctica sugiere una separación y una búsqueda de Dios a través de algo fútil, lo único que se consigue es más y mayor frustración...; Dios, lo Absoluto, lo Noúmeno, no puede ser entregado a través de una mayor experimentación de la potencia que somos -tal como tú dices-, ya que la potencia que somos, es la que Es en todo momento. El querer alterar la potencia, significa que el ego consigue gratificaciones a través de algo que aunque es positivo en el vivir, sigue anudando aún con más fuerza el ciclo de identificación personal con lo aparente, y al ser realizado con algo llamado "espiritual", aún lo consolida con más fuerza dada la connotación emocional que conlleva.
Observo que como práctica anímica es muy correcta la exposición que fomentas, y dado que sea para eso está muy bien, pero al agregar la palabra Real en el título de esta reflexión, he querido expresar mis conjeturas…
Mis saludos...

aquiyahora.com dijo...

Cada uno tiene su experiencia y no hay un camino único. En mi experiencia, lo que expongo para mi es imprescindible, no hay trascendencia de calidad sin solidez horizontal. Sé que explico poco, no me gustan los textos extensos porque intento apelar al despertar espontáneo, pero no confundáis los trabajos de autoestima y de autoayuda con lo que intento trasmitir. La óptica es fundamentalmente distinta. Es simultaneo, lo Absoluto tanto en la Tierra como en el Cielo.

Un abrazo

Erick Bojorque dijo...

Saludos cordiales.

¡Actitud positiva...aceptación de quién eres y lo que te rodea, en éste momento!

Atentamente
Erick Bojorque